Delicias de bechamel y jamón

Delicias de bechamel y jamón

 

¿Te gustan las croquetas de jamón? Pues si tu respuesta es sí, ¿a quién no le gustan, verdad? te voy a enseñar a hacer unas delicias de bechamel y jamón que, simplemente, es una forma más fácil de tener listas unas croquetas de jamón, con un sabor y cremosidad increíbles, pero sin su forma habitual y en menos de lo que imaginas.

Yo he utilizado jamón que va sobrando al cortar de una pata, esos trozos que no se comen y quedan o los que desechamos al ir cortando.. Los congelo poco a poco y luego tengo una gran cantidad para hacer croquetas o, en este caso, delicias de bechamel y jamón.

Las delicias de bechamel y jamón son realmente croquetas, pero a los que no vamos a darle forma. Son como unas croquetas a lo bestia, tal y como salen, para entendernos. Nos van a ayudar mucho a la hora de tener invitados o visitas sorpresa, ya que podemos congelarlos, yo hago bastante cantidad y las congelo.

De esa forma si las necesito simplemente hago la conocida ‘fritanga’ con papas fritas, delicias de bechamel y jamón, alguna empanadilla y huevos. Platazo de lujo, vamos.

Si no se os da bien dar forma a las croquetas de jamón y os gusta mi idea, estaré encantado de leer vuestros comentarios.

 

Delicias de bechamel y jamón

 

Delicias de bechamel y jamón

Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4-6 personas)

– 350 gramos de jamón serrano (de sobras o trozos que van quedando más duro al cortar de una pata de jamón)
– 1 cebolla
– 1 litro de leche (Utilizaremos la que necesitemos)
– 4 cucharadas soperas de harina
– Una cucharada sopera de mantequilla sin sal
– Sal
– Pimienta blanca (opcional)
– Nuez moscada rallada para darle ese toque a aroma que las hace irresistibles
– 1-2 huevos
– Pan rallado, incluso mejor pan rallado japonés o panko

 

Preparación de las delicias:

Para hacer estas delicias de bechamel y jamón, utilizaremos la misma receta que si hacemos las croquetas de jamón de toda la vida. Puedes ver la receta en el enlace.

Resumiendo, lo que hacemos es sofreír la cebolla picada, añadir la harina y especias, a continuación el jamón y luego la leche para hacer una bechamel cremosa pero al mismo tiempo manejable.

Una vez tenemos la masa de nuestras delicias de jamón, lo que hacemos es verterlas en un recipiente o un bol para que enfriar la masa. Una vez templada, la ponemos en el frigorífico toda la noche para que tome cuerpo.

Al día siguiente, lo que hacemos es coger trozos al gusto de cada uno, pero siempre de tamaño mediano e irregulares, batimos el huevo, (según necesitemos añadiremos uno más), pasamos los trozos por el huevo, y a continuación, por pan rallado o panko japonés.

No le vamos a dar forma, como he dicho, los trozos o porciones deben ser irregulares.

Ponemos aceite a calentar y freímos nuestras fantásticas delicias de bechamel y jamón serrano. Una vez listas, las pasamos a papel absorbente, para evitar el exceso de aceite.

Son ideales con unas patatas fritas, o incluso si queremos que sea algo menos contundente, con una ensalada. Están buenísimas acabadas de hacer, e incluso, al día siguiente. Bon appétit!