Morcilla de Burgos con pisto, más fácil, imposible

Morcilla de Burgos con pisto

 

Si estás buscando un entrante fácil y rápido con morcilla de Burgos, hoy, te voy a enseñar a preparar esta receta de morcilla de Burgos con pisto.

La morcilla de arroz, como es este caso, la morcilla de Burgos, es un producto riquísimo y que admite muchas preparaciones, entre ellas, algunos platos que puedes encontrar en mi web son la receta tradicional de morcilla de Burgos frita o incluso una receta de pimientos del piquillo rellenos de morcilla de Burgos.

Es un producto, que hoy día, puedes encontrar en casi todas partes, pero que no aguanta muy bien el tiempo, una vez la tienes abierta. Cuando la abres, es conveniente, si se puede, prepararla o consumirla en uno o dos días como máximo, ya que se puede echar a perder.

Este plato en concreto puedes hacerlo de dos formas, o comprando un pisto, que los hay de muy buena calidad y la morcilla de Burgos, o preparando un pisto casero, que sí te llevará algo más de tiempo.

Tú elijes si te decantas por una forma o la otra de prepararlo, pero sea como sea, está buenísima y os va a encantar.

Morcilla de Burgos con pisto

Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

– 1 morcilla de arroz de Burgos
– Para el pisto puedes comprar un paquete o bote con pisto casero ya preparado o visitar la receta que te dejaré abajo con todos los ingredientes

Preparación de la morcilla de Burgos con pisto

Si queréis preparar un pisto casero, tradicional al estilo andaluz, aunque también está la receta de pisto murciano, que también está buenísimo, y solo tienen algunas diferencias, os dejo ambos recetas para que podáis verlas o cocinarlas. En caso contrario, podremos comprar un bote o dos de pisto casero, que ya los venden en los supermercados y están muy bien para ahorrarnos tiempo.

 

Añadir el pisto

 

Cortamos las rodajas de morcilla de Burgos que vayamos a utilizar y las ponemos con piel en una sartén caliente.

Dejamos un par de minutos por cada lado para que doren un poco y suelten jugo.

 

Dorar la morcilla de Burgos

 

Echamos el pisto, ya sea que hemos preparado nosotros o comprado sobre las rodajas de morcilla de Burgos y simplemente movemos un poco la sartén o la olla donde estemos preparando el plato. Haciendo una especie de círculos con la sartén para integrarlo todo.

No intentéis mezclar o remover con una pala o cuchara, ya que se partirán las rodajas de morcilla. Y aunque posiblemente se hayan abierto un poco, no hacemos una papilla con ellas.

Como todo está listo, dejamos unos minutos para que el pisto tome algo de sabor de las morcillas y apartamos.

Listas para comer junto un buen trozo de pan para mojar el jugo que ha soltado todo. Bon appétit!

Un comentario sobre “Morcilla de Burgos con pisto, más fácil, imposible

  • Estas son las recetas q a mi.me gustan porque soy poco cocinera además debe de estar de mueeerte..
    Me la punto.

Comentarios cerrados.