Albóndigas de pescado con sobras

Albóndigas de pescado con sobras

 

Os presento estas albóndigas de pescado con sobras del día anterior para hacer un plato reutilizando ingredientes y dentro de la cocina llamada de aprovechamiento.

Una idea fantástica para que podáis sorprender a todos con su sabor y que encima no vamos a necesitar comprar los ingredientes principales ya que, al igual que hemos utilizado el pescado del día anterior, podemos prepararlas con otras como carne, trozos de jamón o incluso quesos que se nos quedan algo duros.

La idea está aquí, la imaginación la ponéis vosotr@s. ¿Qué os parecen?

 

Albóndigas de pescado con sobras

Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:


– Sobras de pescado del día anterior
– 2-3 huevos
– 1 cebolla
– Perejil fresco
– 1 diente de ajo
– Pan rallado
– Harina para freír
– Sal
– Pimienta molida
– Aceite de oliva para freír

 

Preparación de las albóndigas de pescado con sobras:

Lo primero es quitar toda la carne a los pescados que tenemos del día anterior y reservarla. Para añadir más sabor de forma natural, yo volví a freír las cabezas y las espinas en aceite bien caliente y estaban bastante fritas. Si no queréis os podéis saltar este paso, pero yo os lo explico.

Una vez están las cabezas bien fritas y crujientes, las pasamos al vaso de la batidora y le añadimos un poco de aceite. Las trituramos y lo pasamos todo por un colador. Reservamos el líquido resultante.

 

Sobras de pescadoRefreír espinas y cabezas

 

Picamos la cebolla muy fina y la ponemos en un recipiente. Añadimos el ajo muy picado, la carne desmigada de los pescados, un poco de pimienta, sal, perejil picado, el líquido que teníamos de triturar el pescado y un huevo.

Mezclamos todo. Estará un poco líquido y lo que vamos a hacer es ir añadiendo pan rallado poco a poco hasta espesar la masa lo suficiente como para poder manejarla y poder hacer posteriormente las albóndigas.

 

Añadir huevoDar forma a las albóndigas

 

Una vez tenemos la masa, hacemos bolas o si nos gusta más, con forma de croquetas de tamaño mediano, las pasamos por harina y las freímos en abundante aceite caliente. Si os gusta pararlas por huevo y pan rallado también es otra opción.

Cuando las tenemos todas las presentamos con mayonesa y mostaza, por ejemplo. Bon appétit!

'Share' COMPARTE en tus Redes Sociales!
  • 1
    Share