Garbanzos con espinacas, el potaje vigilia

Potaje garbanzos con espinacas de vigilia

 

Llega época de vigilia y no podía faltar el potaje de garbanzos con espinacas de toda la vida. Un potaje tradicional y con mucho sabor que podemos preparar muy fácilmente y que es uno de los preferidos por los que no pueden o quieren evitar comer carnes o derivados de animales.

Un plato perfecto para todas las personas veganas, vegetarianas o que respetan la cuaresma. Por supuesto que este plato está riquísimo y puede comerlo el resto del mundo… Aquí no voy yo a poner impedimentos a nadie 😉

Si os gustan las legumbres, seguro que os va a encantar ya que es un plato de legumbres y verduras con el sabor tradicional de nuestras abuelas. En mi casa siempre se han preparado potajes de garbanzos y entre mis preferidos está por ejemplo el potaje de garbanzos con bacalao. Que por cierto, también es un plato muy de época de cuaresma.

Si sois amantes a los platos de cuchara, esta receta de garbanzos con espinacas os va a encantar. Un plato nutritivo, fácil de preparar y realmente delicioso! Ya sabéis que si os gustan mis recetas podéis compartirlas en todas vuestras redes!

 

Potaje garbanzos con espinacas de vigilia

 

Garbanzos con espinacas

Dificultad: baja-media
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

– 400 gramos de garbanzos
– 1 kilo de espinacas
– 6 dientes de ajo
– 1 cebolla mediana
– 1 trozo de pan del día anterior
– Pimentón dulce de la Vera
– 1 pimiento choricero
– Laurel
– Tomate frito (opcional)
– Sal
– Pimienta en grano
– Aceite de oliva virgen extra

 

Preparación del potaje de garbanzos con espinacas:

La noche anterior, ponemos los garbanzos en remojo con abundante agua. Dejamos toda la noche para que se ablanden e hidraten.

Al día siguiente, los escurrimos, los enjuagamos y los colocamos en una olla espress, los cubrimos con agua y los llevamos a ebullición junto con un poco de sal y dos cucharadas de AOVE. El agua solo debe cubrirlos pero sin pasarnos, unos tres centímetros por encima. Eso si lo hacemos con olla a presión.

Dejamos que cuezan a fuego lento hasta que estén tiernos, alrededor de 25 minutos. Algunos garbanzos tardan más que otros, dependerá del tipo de garbanzo o la marca. Si lo hacéis sin olla a presión, dejaremos cocer al menos dos horas o hasta que estén tiernos e iremos añadiendo agua si es necesario.

 

El agua que le añadimos a los potajes de garbanzos tiene que estar siempre caliente ya que si le añadimos agua fría los garbanzos se endurecen y te saldrán duros.

 

Mientras se hacen los garbanzos, vamos a preparar lo más importante del potaje de garbanzos con espinacas ya que es lo que le va otorgar todo el sabor, el majado tradicional de la abuela. Primero dejamos hidratando en agua tibia el pimiento choricero.

Si no sabéis como quitar o sacar la carne a las ñoras y los pimientos choriceros, os dejo el enlace a mi artículo. Reservamos.

 

Majado potaje garbanzos con espinacas

 

Ponemos abundante aceite de oliva virgen en una sartén a fuego medio. Pelamos los ajos y laminamos la cebolla.

Freímos los ajos cortados en dos o tres trozos y los echamos al almirez o mortero cuando tomen color pero sin quemarse. Hacemos los mismo con la cebolla. A continuación, freímos tres  rebanadas de pan del día anterior y cuando tomen color, las añadimos a lo que va a ser el majado.

Agregamos también un puñado de sal, una cucharada colmada de pimentón de la vera, unos granos de pimienta, la carne del pimiento choricero y una hoja de laurel.

Si os gusta luego quitar la hoja entera de laurel podéis no añadirla ahora.

Majamos y dejamos hasta obtener una especie de pasta y condos los ingredientes bien triturados y mezclados. Reservamos.

Una vez listos los garbanzos, apartamos, abrimos la olla con cuidado y añadimos las espinacas troceadas y limpias. En principio no deberemos añadir agua, pero si es necesario, agregaremos un poco siempre caliente.

 

Agregar majado al potaje garbanzos

 

Al principio tienen mucho volumen pero luego reducen mucho. Ponemos al fuego, mezclamos y dejamos hervir cinco minutos. Podemos ahora añadir el laurel si no lo hemos majado y si queremos, un par de cucharadas de tomate frito.

Añadimos el majado dentro de la olla y mezclamos con cuidado de no partir los garbanzos. Dejamos a fuego suave durante quince minutos, removiendo con cuidado ocasionalmente y apartamos. si tiene demasiado caldo, dejamos que hierva suave y reduzca líquido hasta que nos guste el resultado.

Dejamos reposar y rectificamos de sal si es necesario. Como siempre este tipo de potajes de garbanzos o legumbres en general están mucho más ricos de un día para otro. Bon appétit!

Garbanzos con espinacas, el potaje vigilia
5 (100%) 2 votes
Apoyame y COMPARTE en tus Redes Sociales!
  • 50
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable www.elfogondelaperlagris.com.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios www.cdmon.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en https://www.elfogondelaperlagris.com/contacto/.