Jengibre encurtido casero

Jengibre encurtido (Gari)

 

Hoy os enseño a preparar Gari o jengibre encurtido casero. El jengibre encurtido o gari en japonés es prácticamente imprescindible en muchos platos orientales, tales como el sushi o el sashimi y se está utilizando cada vez más y con más frecuencia en muchísimos platos occidentales para dar un aroma y toque oriental y diferente.

Si os gustaría tener vuestro propio jengibre encurtido casero, solo tenéis que seguir esta receta porque es muy fácil de preparar y podemos tenerlo guardado en el frigorífico para cuando lo necesitemos. Quizás veáis algún jengibre encurtido con un color rosado, eso es normal si el jengibre es muy joven, pero tampoco pasa nada si no cambia de color, el sabor es el mismo.

El jengibre encurtido también vale para acompañar ensaladas, aunque solo en pequeñas proporciones ya que tiene un sabor bastante intenso y algo picante. Si te gusta y quieres experimentar, utiliza el jengibre encurtido o Gari en platos de carne para dar un toque diferente. Verás cómo te va a encantar!

 

Jengibre encurtido casero (Gari)

Dificultad: muy baja
Coste: bajo


Ingredientes:

– 350 gramos de raíces de jengibre fresco
– 1 vaso y medio de vinagre
– 1 vaso y medio de agua
– Un poco de sal
– 200 gramos de azúcar blanca

 

Preparación del jengibre encurtido casero:

Pelamos las raíces de jengibre con ayuda de un pelador de patatas o con la punta de una cucharilla. Aunque al principio no lo creáis, es muy fácil pelar las raíces con la cuchara. Una vez vamos pelando las raíces, las pasamos a un bol o recipiente con agua fría. Reservamos.

 

Pelar las raíces del jengibre para encurtir

 

Si tenemos una mandolina nos facilitará mucho este paso, ya que debemos laminar el jengibre para poder hacer el jengibre encurtido. Si no tenemos tendremos que hacerlo a mano, con cuidado e intentando laminar con el cuchillo lo más fino posible. Una vez que vamos laminando el jengibre lo volvemos a pasar al recipiente con agua fría y dejamos reposar unos 15 a 30 minutos.

 

Laminar el jengibre para el encurtido

 

Para hacer el liquido para el encurtido mezclamos el vinagre, el agua y el azúcar en una cacerola o una olla pequeña a fuego medio, lo llevamos a ebullición e iremos moviendo con una cucharilla o pala de madera a ser posible hasta que se disuelva el azúcar. Los utensilios de madera son simplemente para que no dañen las ollas o las cacerolas.

Ahora tenemos dos opciones, o ponemos en un tarro el jengibre laminado y añadimos el agua directamente al tarro. O la segunda opción con la que conseguimos ablandar un poco el jengibre que es añadir las raíces laminadas al agua en ebullición y dejarlo durante diez o quince minutos con una tapa puesta.

Si añadimos el agua al bote de cristal esta debe llegar uno o dos centímetros por encima del jengibre. Debe de quedar bien cubierto para el encurtido. El tarro debe estar bien limpio, aunque no es necesario que esté esterilizado, pero si quieres saber cómo se esterilizan tarros de cristal puedes pasarte y ver el artículo.

Si optas por hervir las raíces del jengibre una vez están blandas, aunque un poco aldentes, como dirían los italianos, apartamos, dejamos templar y lo vertimas a un bote de cristal. Como en el caso anterior deben de estar bien cubiertas con el líquido para el encurtido. Dejamos enfriar en ambos casos y cerramos. Podemos conservar el jengibre en el frigorífico mucho tiempo y luego utilizarlo en comidas o combinado con el sushi casero. Bon appétit!

Valora este artículo
Apoyame y COMPARTE en tus Redes Sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable www.elfogondelaperlagris.com.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios www.cdmon.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en https://www.elfogondelaperlagris.com/contacto/.