Melón osmotizado con hierbabuena, vino fino y toque de remolacha

Melon-osmotizado-con-hierbabuena-fino-y-toque-remolacha.jpg

 

El melón osmotizado es uno de los postres que más están de moda ya que podemos degustarlo en uno de los establecimientos más conocidos de El Puerto de Santa María, como es la Taberna del Chef del Mar, del conocido Chef con 3 estrellas Michelin, Ángel León.

Esta versión casera, por supuesto que es algo diferente, pero el concepto de osmotizar, que es un término que se utiliza actualmente en ingeniería alimentaria y que no es más que el contrario de la deshidratación, es hidratar o sobrehidratar un alimento, por lo que en este caso, el melón al utilizar el vacío, absorbe líquido y por ello, el sabor de la concentración que hemos preparado. ESto lo hace ya que el melón es poroso y lo forzamos a absorber el líquido exterior hasta que se equilibra.

Y en palabras sencillas pero algo más técnicas la ósmosis es un fenómeno que tiene lugar cuando un líquido pasa de una disolución más diluida a otra más concentrada a través de una membrana semipermeable. El resultado final es que la concentración a ambos lados de la membrana se iguala.

El resultado es una tajada de melón osmotizado con hierbabuena, vino fino y un toque de remolacha que le aporta colorido y un punto terroso. Lógicamente es un sabor suave, no penséis que ahora va parecer que nos tomamos un rebujito de fino o algo similar…

Es un postre diferente, que podemos hacer en casa y con productos de nuestra tierra, ya que en la provincia de Cádiz se cultivan muy buenos melones, tenemos nuestro magnífico vino fino de Jerez y la remolacha, de donde también se obtiene el azúcar que vamos a utilizar.

Así que si lo tenemos todo, lo único que necesitaremos, aparte de los ingredientes, es la máquina de vacío o para envasar al vacío. Con ella haremos el proceso de equilibrar,  ‘osmotizar’ el melón o mejor dicho incluso, impregnar el melón, ya que en realidad, más que osmotizar, lo que estamos haciendo es impregnar el melón en hierbabuena y vino fino.

 

Melón osmotizado casero

 

Melón osmotizado con hierbabuena, vino fino y toque de remolacha

Dificultad: baja
Coste: medio, si calculamos la envasadora al vacio

Ingredientes: (4-6 rodajas de melón medianas)

– 1 melón piel de sapo o el que tengamos a mano que no esté pasado o demasiado maduro
– 75 ml de agua embotellada (agua mineral)
–  100 gramos de azúcar blanco
– 2 ramas de hierbabuena fresca
– 75 ml de vino fino de Jerez
– 1 cucharada pequeña de remolacha en polvo
– 1 pizca de sal

Preparación del melón osmotizado

Hacemos un almíbar con los líquidos, la hierbabuena y el azúcar. Lo ponemos todo en un cazo, o pequeña olla, junto con la cucharada de remolacha en polvo y una pizca de sal. Dejamos hervir cinco minutos a fuego bajo medio.

Apartamos y reservamos el almíbar, que tendrá un color rojo intenso y un olor ligero a hierbabuena y vino fino.

Cortamos de 4 a 6 rodajas de melón a lo largo y le quitamos las pipas o semillas.

 

Si no te quieres complicar la vida, siempre puedes hacer el delicioso y refrescante melón con jamón, que está buenísimo y no necesita de ninguna máquina o esperar varios días para poder disfrutarlo. Puedes ver cómo se hace, por si no lo sabes, en mi web.

 

Ponemos las rodajas en una bolsa para envasar al vacío y agregamos el contenido del cazo en la bolsa. Mezclamos y cerramos la bolsa con la envasadora.

Como tiene líquido, puede que no envase totalmente al vacío, ya que es una máquina casera y funciona mejor con alimentos sin líquidos, pero hará su trabajo bastante bien.

Una vez cerrada la bolsa, la metemos al frigorífico un mínimo de 3 días. Podemos dejarlo más tiempo y adquiere más sabor y color, pero con 2 o 3 días es suficiente.

Para presentar, cortamos las rodajas de nuestro melón osmotizado a tacos, y presentamos en un plato individual. Vistoso y realmente riquísimo. Bon appétit!