Piña a la plancha, una forma fácil y diferente de comer esta fruta

Piña a la plancha con canela y miel

 

Prepara en casa est piña a la plancha con canela para toda la familia. Un postre fácil, económico, rápido y que está riquísimo.

Para poder hacerlo vamos a necesitar solo tres ingredientes, para qué te hagas una idea de lo fácil que es hacerla.

Por supuesto, la piña a la plancha siempre vamos a poderla acompañar con una bola de helado o incluso nata montada.

Yo os voy a enseñar a hacer las rodajas de piña natural a la plancha y luego podréis elegir si la queréis comer acompañada de helado, con nata, miel o chocolate por encima o simplemente sola.

Yo le puse canela y miel por encima. Se toma templada y está de escándalo!

Piña a la plancha con canela

Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

– 1 piña natural
– Azúcar moreno
– Canela molida
– Mantequilla (opcional)

Preparación de la piña a la plancha:

Pelamos la piña con un cuchillo y vamos dejando solo la parte de la carne.

Una vez pelada la piña, podemos cortarla en rodajas a nuestro gusto, pero no las cortéis muy gruesas ni muy finas. De un dedo aproximadamente está bien para ponerlas a la plancha.

 

Pelar la piña

 

Ponemos una plancha a fuego medio alto o en su defecto una sartén con buen antiadherente, que eso siempre es importante ya que significa que es nueva o que sabemos cuidar nuestras sartenes.

Echamos un poco de mantequilla (opcional ya que puedes poner aceite de oliva virgen extra o no poner nada), y extendemos por la plancha. No pongáis mucha. Solo una cucharadita de café aproximadamente.

 

Como bonus a esta receta de piña a la plancha puedes ver mis consejos para cuidar sartenes y que te duren lo más posible como el primer día.

 

Cuando la plancha ha adquirido calor suficiente y la mantequilla está caliente, ponemos las rodajas de piña en la plancha. Echamos un poco de azúcar por encima a las rodajas de piña y pasados dos o tres minutos, damos la vuelta.

 

Poner la piña a la plancha

 

Ahora echamos azúcar por el otro lado de la piña. Dejamos dos minutos o tres y volvemos a dar la vuelta. Así la piña ha tomado calor por ambos lados y va a caramelizar un poco el azúcar.

Espolvoreamos con canela por encima y retiramos de la plancha o sartén.  Si os gusta más dorada podéis dejar la piña más tiempo. Es cuestión de gustos. Al igual que si queréis poner canela por ambas partes.

Repetimos la operación con todas las rodajas de piña que vayamos a comer.

Sacamos y servimos solas o acompañadas de una bola de helado, miel, chocolate o incluso nata montada. Como más os guste. Bon appétit!

Alberto de la Torre
Ayúdame y comparte!
  • 6
    Shares