Callos de ternera con patatas

Callos de ternera con patatas

 

Si nunca has probado un guiso de callos de ternera con patatas hoy te voy a enseñar una forma de prepararlos con la que vas a conseguir un plato para toda la familia de los más tradicionales y con un sabor para los amantes de la cocina potente y de toda la vida.

Es muy sencillo y los callos podemos comprarlos en cualquier supermercado cercano. Yo he utilizado callos de ternera que ya vienen preparardos y listos para consumir, y creo que es una de las formas más rápidas y sencilla que tenemos para conseguir un plato casero y con fundamento.

Normalmente los callos con garbanzos o menudo con garbanzos, como también se les conoce en Cádiz, son los más populares y quizás los que más conozcamos, pero quería mostraros cómo prepararlos de una forma diferente y con todo el sabor que le otorgaremos con un buen sofrito de toda la vida y unos buenos chorizos de guisar de toda la vida.

A los amantes de los platos de cuchara seguro que os va a gustar.

 

Callos de ternera con patatas

Callos de ternera con patatas

Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

– 500 gramos de callos de ternera ya preparados y listos para consumir
– 4 dientes de ajo
– 1 cebolla
– 1 trozo de pimiento rojo
– 1 tomate maduro
– 1 trozo de puerro (opcional)
– 1-2 chorizos para guisar
– 1 trozo de bacon o bacon en dados
– 1/4 de vaso de vino blanco
– Sal
– Pimienta
– 1-2 hojas de laurel
– Especias de caracoles (puedes hacerlas si no las puedes comprar en la plaza de abastos)
– Aceite de oliva virgen extra

 

Preparación de los callos con patatas:

Pelamos y picamos los ajos, el pimiento rojo y la cebolla. Reservamos

En una olla a presión echamos seis cucharadas de aceite de oliva virgen y ponemos a fuego medio. Agregamos los dientes de ajo picados o laminados y empezamos a hacer un sofrito, cuando estén tomando color, añadiremos la cebolla y luego el pimiento rojo. Podemos agregar un poco de puerro picado finamente. Dejamos que se ponga todo blando y añadimos el tomate rallado. Podemos rallar el tomate con anterioridad o directamente en la olla desechando la piel.

Salpimentamos y añadiremos las especias surtidas de caracoles. Si queréis que piquen un poco más, podeis añadir picante o más cayena, pero sin pasaros ya que puede quedar demasiado fuerte.

Hay gente que utiliza la muñequita de gasa con las especias para que no queden sueltas. Yo como tenía ya preparadas y molidas, no utilicé la muñequilla. Si nunca las has utilizado pásate por mi artículo y te digo cuales son, seguro que las tienes en casa.

 

Hacer sofrito y añadir chorizo

 

Dejamos unos diez minutos para preparar un buen sofrito casero (puedes ver mi artículo para preparar un sofrito casero perfecto) y agregamos a continuación el vino blanco. Ponemos a fuego medio para evaporar el alcohol unos minutos y que reduzca.

Añadimos los chorizos cortados a trozos y el bacon. Dejamos un par de minutos.

Añadimos a continuación los callos de ternera al sofrito. Mezclamos. Los callos ya vienen preparados y listos para agregarlos, pero podéis utilizar callos frescos que deberéis preparar con antelación.

 

Agregar los callos de ternera

 

Pelamos las patatas o mejor si las tenemos ya preparadas con antelación para agregarlas a los callos y una vez limpias las cascamos o chafamos y las iremos agregando a la olla con el resto de ingredientes.

Una vez están todas, mezclamos y añadimos caldo de carne hasta cubrir.

 

Añadir las patatas a los callos

 

Cerramos la olla y dejamos unos quince a veinte minutos a fuego medio.

Pasado ese tiempo, abrimos la olla y dejamos consumir la salsa del guiso al gusto. A mi me gustan los callos de ternera con patatas más bien espesos, aunque tampoco secos. Es cuestión de gustos.

Rectificamos de sal y pimienta si hace falta y dejamos reposar antes de servir. Bon appétit!