Zanahorias aliñadas al estilo de Cádiz, una joya de las tapas frías fácil y refrescante

Zanahorias aliñadas

 

¿Quieres preparar zanahorias aliñadas al estilo de Cádiz? Las zanahorias aliñadas o zanahorias aliñás, son uno de los mejores entremeses o tapas frías que podemos saborear cuando aprieta el calor.

En el sur de la península, y sobre todo en Cádiz, las zanahorias aliñadas son una tapa muy típica en bares o restaurantes, se sirven como entrante o para picar, y siempre junto a una cerveza bien fría para aliviar el calor.

Ya veréis lo fáciles que son de preparar estas zanahorias y encima, podemos combinarlas con unas buenas aceitunas para darles un toque diferente.

¿Te atreves a preparar esta receta de zanahorias aliñadas al estilo de Cádiz? Y si te pica el gusanillo de preparar otras recetas típicas de Cádiz, puedes probar a preparar esta receta de tortillitas de camarones. Una de las más afamadas recetas de la gastronomía gaditana.

 

Zanahorias aliñadas estilo de Cádiz

Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

– 1/2 kilo de zanahorias
– 1 diente de ajo
– Sal
– 1 cucharada pequeña de comino
– 1 cucharadita de orégano
– Vinagre blanco de Jerez
– Aceite de oliva virgen extra (opcional)

 

Elaboración de zanahorias:

Pelamos las zanahorias y las cocemos en abundante agua con sal. El tiempo que vamos a tener cociendo las zanahorias depende de lo nuevas que sean, pero entre ocho y doce minutos con una olla rápida.

Si utilizamos una olla normal, que no sea express, iremos pinchando con un palillo hasta que veamos que están totalmente tiernas.

Después de cocerlas, las cortamos a rodajas y reservamos. Vamos a hacer ahora el aliño para las zanahorias.

En un mortero, machacamos el ajo junto con el comino, el orégano y la sal. A continuación le añadimos un poco de vinagre de Jerez, a ser posible, y mezclamos bien. Esa mezcla se la echamos por encima de las zanahorias.

Ahora añadiremos un buen chorro de vinagre, e iremos probando de intensidad. Añadimos un cuarto de vaso de agua (75 ml) para rebajar y probamos.

Cuando está nuestro gusto, no añadimos más vinagre. Las zanahorias aliñadas tienden a absorber líquido, por lo que es posible que al rato de aliñar, queden un poco más secas y haya que volver a añadir un poco más de vinagre.

Le damos vueltas con cuidado para no partir las zanahorias y que queden bien empapadas en el aliño.

Metemos las zanahorias aliñadas en el frigorífico para que se enfríen antes de servirlas. Bon appétit!